Saltar navegación e ir a la zona del contenido

Ayuntamiento de Fuenlabrada

Tú haces Fuenlabrada


Servicios al ciudadano· Salud Pública Municipal

Un problema de salud pública que depende de toda la ciudadanía. Pequeños moradores que amenazan nuestra salud. La Leishmaniasis


El día mundial de la salud se celebra el 7 de abril de cada año en conmemoración del aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1948. Todos los años se elige un tema relacionado con un área prioritaria de la Salud Pública. Este año el tema elegido son las enfermedades transmitidas por vectores.

En España y otros países de la cuenca mediterránea la enfermedad emergente transmitida por vectores es la Leishmaniasis que, en estos países, es una enfermedad endémica producida por un parásito del género Leishmania y es transmitida por la picadura de un insecto denominado flebotomo o mosca de la arena. En la Comunidad de Madrid se vienen notificando una media de 25 casos al año de leishmaniasis visceral.

Las recomendaciones de la OMS y organismos internacionales y nacionales indican que la lucha contra esta enfermedad se lleva a cabo combinando medidas de protección individual con medias de salud pública y medioambientales.

¿Cómo puedo identificar al mosquito-flebotomo?

No es fácil identificarlo. El vector implicado en la transmisión es el flebotomo, mosquito de reducido tamaño (2 a 3 mm de longitud), de color amarillo-pajizo y cuyo cuerpo, incluidas alas y extremidades, se encuentra cubierto de abundantes pelos. Su período de actividad comprende los meses de mayo a octubre, aunque puede variar en función de las condiciones climáticas. Se caracterizan por su actividad al anochecer, siempre que las temperaturas superen los 16-18ºC y la lluvia y el viento no estén presentes. Poseen una notable atracción por la luz.

Es típico su vuelo silencioso, a diferencia de otros mosquitos, y relativamente limitado en su alcance (<2 Km). Sólo las hembras se alimentan de sangre, y por tanto son las únicas transmisoras de la enfermedad.

¿Dónde vive el mosquito-flebotomo?

El hábitat más frecuente lo constituyen madrigueras, cuevas y grietas del terreno, oquedades de los árboles, casas en ruinas, vertederos, alcantarillas, etc., aunque también puede vivir, cuando se dan las condiciones favorables para ello, en sótanos mal ventilados, huecos en vallas, establos, etc.

¿Cuál es la época de riesgo?

Durante la temporada de calor, desde mayo hasta octubre. En invierno los mosquitos flebotomos permanecen en estado larvario y no pueden transmitir la enfermedad. Si usted vive en una zona donde hay estos mosquitos-flebotomos, trabaja al aire libre a esas horas, duerme los meses de calor con la ventana abierta o no se protege de las picaduras, tiene más probabilidad de ser picado y adquirir la infección.

¿Me puede picar el mosquito-flebotomo durante el día?

No, porque el mosquito-flebotomo comienza su actividad al anochecer.

¿Cómo puedo evitar que el mosquito-flebotomo me pique en casa?

Son recomendables las siguientes medidas, preferentemente en las casas situadas en los bajos y primeras alturas de los edificios y en chalets:

- Aplicar periódicamente insecticidas, especialmente en los cercos de puertas y ventanas como posible vía de entrada, así como en leñeras y muros.

- Utilizar insecticidas eléctricos de uso doméstico.

- Evitar la acumulación de restos vegetales y escombros en las proximidades de la vivienda.

- Realizar adecuadas medidas de limpieza y conservación de aquellos lugares que pudieran servir de refugio al mosquito-flebotomo.

- Instalar telas mosquiteras de malla fina con una luz de 03-04 mm2 en puertas y ventanas.

El uso de aire acondicionado y ventiladores dificulta la presencia del mosquitoflebotomo en el interior de las viviendas.

¿Cómo me puedo proteger frente al mosquito-flebotomo fuera de casa?

Se recomienda el uso de ropa protectora como pantalones largos y camisas de manga larga. En niños pequeños, se recomienda el uso de mosquiteras en sillas de paseo durante la época de riesgo y en las horas de riesgo.

Pueden utilizarse repelentes contra mosquito-flebotomos, su uso está recomendado cuando salga al anochecer y las primeras horas de la noche. Una buena opción es el empleo de DEET (N,N-Dietil-meta-toluamida) o productos a base de Icaridín como protectores. Para niños están mejor indicados productos a base de IR3535 (etil butilacetilaminopropionato).

Al usar cualquier tipo de repelente, se recomienda:

- Leer y seguir cuidadosamente las indicaciones antes de su uso y consultar al farmacéutico si se tiene alguna duda.

- Utilizarlo siempre en el exterior y en espacios abiertos durante el tiempo necesario y cumplir estrictamente las instrucciones de uso, especialmente el número de aplicaciones diarias permitidas.

- No aplicarlos en niños menores de 2 años, en estos casos la protección ha de hacerse mediante el uso de ropa adecuada que cubra brazos y piernas, y una tela que proteja el cochecito. En niños más mayores deben utilizarse con precaución y evitar aplicarlo en las manos de los niños, ya que se las pueden llevar a la boca y a los ojos.

- Cuando ya no sea necesario el repelente, se debe limpiar la piel con agua y jabón.

- En caso de que se presente algún tipo de reacción en la piel, se debe limpiar la zona con agua y jabón y consultar al médico.

En cuanto a los dispositivos electrónicos que emiten sonidos, en este momento no se dispone de estudios científicos que permitan considerarlos como una alternativa seria al uso de repelentes.

¿Puedo pasear por los parques?

Si, en las zonas de riesgo durante los paseos al anochecer y primeras horas de la noche es recomendable utilizar medidas de protección de la piel con ropa adecuada (manga larga, pantalones que cubran las piernas) y uso de productos repelentes.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la leishmaniasis?

La leishmaniasis cutánea se caracteriza por la presencia de una o más lesiones ulceradas en la piel que se desarrollan después de semanas o meses de la picadura. Generalmente son indoloras, pero pueden ser dolorosas cuando se infectan. Normalmente curan, incluso sin tratamiento, aunque pueden durar meses o años y dejar cicatrices.

La forma visceral es la más grave y afecta a varios órganos internos, habitualmente el bazo, el hígado y la médula ósea. Generalmente los síntomas son fiebre y pérdida de peso, acompañados de un aumento del tamaño del hígado y el bazo. También pueden alterarse los análisis de sangre (anemia, etc.).

¿Cómo se infectan las personas?

No se transmite por contacto directo de persona a persona o de animal a persona, siempre es a través de la picadura de un mosquito infectado.

¿Si me hubiera picado un mosquito-flebotomo infectado, cuándo desarrollaría la enfermedad?

La mayor parte de las personas a las que les pica el mosquito-flebotomo no se contagian de leishmaniasis, ya que son muy pocos los que transmiten la infección, pero en el caso de que pique a una persona un mosquito-flebotomo que esté infectado, el tiempo que transcurre desde la picadura hasta que se desarrolla la enfermedad puede variar desde diez días a varios meses. Por lo regular es de dos a seis meses en la forma visceral y de dos semanas a cuatro meses en la forma cutánea.

¿Hay personas con más riesgo de contraer la enfermedad?

Todas las personas de todas las edades tienen riesgo de contraer la infección si viven en una zona endémica. Los pacientes con problemas de inmunidad tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad.

¿Qué debo hacer si pienso que puedo tener leishmaniasis?

Debe acudir al médico y no olvidar explicarle por qué piensa que tiene la enfermedad, más aún si vive en una zona donde sabe que hay más mosquito-flebotomos.

¿Tiene tratamiento la leishmaniasis?

Sí, tiene tratamiento y es eficaz. La leishmaniasis visceral siempre debe tratarse y necesita un tratamiento específico, que en general se hace en un hospital y evoluciona favorablemente.

¿Es una enfermedad frecuente en el perro?

El perro es el principal reservorio de la enfermedad. Dependiendo de las zonas, en la Comunidad de Madrid están afectados alrededor de un 5-8% de los perros según los estudios disponibles, cifras similares a las descritas en España. En la actualidad se está intensificando la vigilancia de la enfermedad.

¿Qué debo hacer si tengo perro y cómo sé si mi perro tiene leishmaniasis?

Es recomendable efectuar revisiones periódicas en su veterinario, que le aconsejará sobre la idoneidad de efectuar el diagnóstico. Los principales síntomas que debe observar son: pérdida de pelo, crecimiento anormal de las uñas, heridas que no cicatrizan (principalmente en la trufa y extremidades), inflamación del ojo, atrofia muscular (principalmente en la cara con expresión triste), cansancio, adelgazamiento, etc. Si observa síntomas en su perro, acuda a su veterinario.

Es aconsejable:

" Aplicar periódicamente productos repelentes en los perros que los protejan de las picaduras de los mosquitos-flebotomos, el empleo de collares antiparasitarios o pipetas eficaces puede ser una buena opción (consulte a su veterinario).

" Que el perro no duerma en el exterior de la vivienda o en lugares que tenga más posibilidades de ser picado por el mosquito-flebotomo.

" Aplicar insecticidas o pinturas insecticidas de contacto en las casetas de los perros.

¿Qué debo hacer si mi perro tiene leishmaniasis?

En caso de padecer la enfermedad, deberá aplicarse un tratamiento prescrito y supervisado por un veterinario clínico. Dicho tratamiento es curativo de los signos clínicos; mejora la calidad de vida del animal y limita el riesgo de transmisión, pero no produce totalmente la curación parasitológica. El tratamiento es largo y requiere constancia en su aplicación. El animal necesita seguimiento y control periódicos por parte de un veterinario. Bajo determinadas circunstancias, su veterinario podrá valorar el sacrificio del animal.

Aunque su perro esté enfermo, es muy importante que siga protegiéndolo con las medidas de prevención (fundamentalmente mediante el uso de collares repelentes, pipetas, etc.). De esta forma evitará que los mosquito-flebotomos se contagien y puedan transmitir la enfermedad a otras personas.

Si mi perro tiene síntomas, ¿me puede contagiar?

No directamente. No todos los perros con síntomas infectan al mosquito-flebotomo al ser picados, pero si los tiene, particularmente los cutáneos, hay más probabilidades de que el mosquito-flebotomo se infecte y en el entorno del perro pueda transmitir la infección si pica a una persona.

Si mi perro no tiene síntomas, ¿me puede contagiar?

No directamente. Existen perros infectados que no presentan síntomas y que pueden transmitir la enfermedad (siempre a través del mosquito-flebotomo).

¿Puedo vacunar a mi perro contra la leishmaniasis?

Su veterinario le informará sobre la disponibilidad de vacunas y de la protección que proporcionan a su perro frente a la enfermedad. No se ha podido estimar con los datos disponibles el impacto de la vacuna en términos de salud pública y control de la infección humana.

Tengo gato, ¿qué debo hacer?

Aunque puede padecer la leishmaniasis, no está demostrado su papel como reservorio transmisor de la enfermedad.

¿Hay otros animales aparte del perro que sean reservorios de la enfermedad?

En nuestro entorno el principal papel como reservorio lo desempeña el perro; otros carnívoros silvestres son susceptibles de padecer la enfermedad y participar en el ciclo de transmisión. Recientemente se ha encontrado que las liebres, y solo en zonas determinadas, participan en el ciclo de transmisión como reservorios secundarios. El adecuado control que se está efectuando de las poblaciones de liebres en esas zonas permitirá impedir que estos animales jueguen un papel activo como reservorios.

¿Qué pasa si veo liebres por el parque donde paseo habitualmente?

Como pasa con el perro, las liebres no contagian directamente la enfermedad, siempre es a través del mosquito-flebotomo. Por ello es importante protegerse frente a las picaduras sobre todo al anochecer y utilizando ropa de protección y repelentes.

¿Se pueden comer las liebres?

Si, la leishmaniasis no es una zoonosis alimentaria y por lo tanto no se transmite por vía alimentaria. No existe ningún riesgo en su consumo, ya que la enfermedad se transmite a través de la picadura del mosquito-flebotomo, y no a través del consumo de la carne o las vísceras del animal. No obstante, para evitar la propagación de la enfermedad a liebres de otras zonas, las autoridades de Sanidad Animal pueden recomendar su destrucción.
 

© 2006 Ayuntamiento de Fuenlabrada
Plaza de la Constitución nº 1 - Fuenlabrada (Madrid) - DP:28943
Teléfono: 91 649 70 00
Accesibilidad

Conforme XHTML 1.0 | CSS 2.0

RSSWeb Accessibility Initiative - AARed Rescata